EL ELEGIDO DE PUNTÍ FERRER

Publicado el 21 abril 2021 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

David Funes, mendocino, es el enólogo detrás de los vinos de esta bodega del Cachapoal, y también de su gran vino, CONFORME.

Conforme es una palabra que utilizaba mucho el padre de Antonio Puntí, fundador de esta bodega que hoy suma viñedos en Cachapoal, Colchagua y Maule. Por ello, Conforme también es el vino más importante de la casa, y nuestro elegido de este proyecto de grandes dimensiones con bodega propia en el Valle de Cachapoal.

Desde hace cuatro años es David Funes, mendocino, quien lidera enológicamente esta bodega que en con esta cosecha 2021 espera moler, como dice en el lenguaje del vino, unos 7 millones de kilos de uva. Eso es mucho, sí. Pero para Funes es un desafío que ha visto crecer y dominar de a poco. Y que maneja, nos dice, con la ayuda precisa de un laboratorio instalado con todo lo que necesita para que no se le pase nada, y a la vez también, le permite ir probando cosas nuevas cada año.

De las cosas que más le gusta hacer en bodega nos dice Funes, es fermentar las uvas tintas en barricas. Este año, además, quedó impresionado con la fermentación de un Sauvignon Blanc en pequeños huevos de greda. Pruebas como estas habrá más y las veremos en el mercado, nos dice, pero lo más especial que ha hecho hasta ahora y que ya está a la venta, es un País espumante, tipo Charmat, con uvas de Cauquenes, en el Maule. Un espumante rosa muy pálido, precioso, que nos habla de las ganas de atreverse a hacer cosas nuevas y buenas.

La fermentación de uvas tintas en barricas en tanto, están por ahora en Conforme, el vino más aspiracional de la casa. Se trata de un Cabernet Sauvignon 2017, que proviene de Pelequén, una zona de Cachapoal con suelos pedregosos y de muy buen drenaje, que le exige mucha resistencia a la planta. Es por eso que su fruta, concentrada y con mucha fuerza, es la que domina en la copa. Eso sí, la acompaña, muy de cerca, el aporte de esa fermentación en un 3% barricas de madera de 500 litros; y luego, su guarda  por otros 14 meses en barricas americanas y francesas.

David Funes define este aporte de la madera en el vino, como sucroso; un término muy utilizado por los enólogos mendocinos, para referirse a un todo; que es a la vez el dulzor que suma la fruta y la madera al vino, y los taninos suaves acompañados de una sensación de glicerina. Yo diría sin embargo, que Conforme, no es de taninos tan suaves, sino potentes, y que necesitarán del tiempo para volverse más amables. ¿Es ese un problema? Si lo quieren descorchar hoy para beber solo, sí. Si lo quieren para acompañar con quesos maduros o un buen asado como los que prepara Funes, no. Tampoco, si tienen paciencia para esperarlo en su botella por unos 5 años más; aunque seguirá ganando de seguro por más tiempo. De hecho, mi recomendación es esa, si no pueden esperarlo años, descorchen y beban un par de copas, y espérenlo un par de días más. Verán como se va puliendo con el aire, y entenderán porque está hecho para ganar con la guarda.

Los invitamos a ver el live junto a Davi Funes por Instagram de este martes.

Para beber ahora y sin complicaciones, Puntí Ferrer tiene todo una línea de vinos: los Wine Makers Secret Barrel, la que lanzaron incluso años atrás pensando en la coctelería con vinos, y que es un éxito entre nuevos consumidores. Para los que no se quieran ir a ese extremo, les recomiendo el Carmenère Gran Reserva 2018, como casi todos los 2018 listo para beber ya, sucroso y con las notas especiadas de la madera bien presentes, tanto como el aroma a pimiento rojo que caracteriza la cepa.


Artículos relacionados:

LA PIU BELLE DEL CACHAPOAL

EL ELEGIDO DE SAN JOSÉ DE APALTA

 

 

 

 

 

Deja un comentario