ARO ARO PARA CELEBRAR LA DIVERSIDAD DEL VINO DE CHILE

Publicado el 14 septiembre 2021 Por Mariana Martinez @reinaentrecopas

Nuestros recomendados Rosados, PetNat, Sauvignon Blanc, País, Carignan, Merlot, Cabernet y Pipeños… de todos los colores y gustos para acompañar las mesas dieciocheras

Con la primavera llegan nuevos aires y con las Fiestas Patrias pisando los talones, se arriman las ganas de nuevos descorches. Son los que no han dejado estos meses de frío y, por suerte, estos últimos días de lluvias; son una linda diversidad de vinos chilenos listos para descorchar con la excusa ¡al fin! de poder celebrar como se debe.

Partamos un por el Sauvignon Blanc que llega primero al mercado cada mes de septiembre llueva, truene, relampaguee, o ninguno de los anteriores. Es el Sauvignon Blanc Reserva de Viña Casas del Bosque, del año en curso, por supuesto. Su llegada marca el inicio de la temporada de los Sauvignon y también cómo viene la cosa por Casablanca. De este 2021 podemos decir que es una delicia en nariz y boca, y que hay que darle aire…  Así aparecen las notas a goosberries (grosellas verdes), pera y pomelo. Su mayor gracia está en la acidez fantástica que le dio este frío verano, con lluvias a fines de enero (sin excesos de alcohol) y que en boca sólo hace salivar y salivar y pedir mariscos crudos con apenas gotitas de limón. Muy buen precio por caja en la página web de la viña, por cierto($32.940 x 6). Ideal si llegan a $40.000 el pedido para que delivery sea sin costo. Bien podría ser con el Rosado 2021 Serie Botánicos que también está en el mercado; austero en nariz, muy fresco y con la misma deliciosa acidez que el Sauvignon; invita a servirlo en la mesa o como aperitivo o como blanco fresco. Servir no tan frío si quieren acompañar con platos calientes como empanadas, paellas, arrollados huasos o camarones salteados.

Siguiendo estos mismos pasos, los dos primeros del año en llegar de Viña Ravanal, son sus  Selección de Terroir Sauvignon Blanc ($22.00 la caja de 6) y Rosado ($24.000 las 6). El primero con rico dejo a maracuyá en su retrogusto y rica acidez, seco seco en su final, será ideal para servir heladito de aperitivo cuando la mesa es larga; no en tiempos, sino por la cantidad de comensales gracias a su fantástica relación precio/calidad. El Rosado 2021 de color rosa caramelo, acidez justa y dulzor medio, será ideal para aperitivos o platos agridulces. Ninguno de los dos son vinos que ganarán concursos, sí fanáticos que buscan vinos ricos y simples a bajo precio.

Ya que estamos en tono rosa, hay que sumar el Rosado País 2020 de Viña Prado, un vino para primavera, para refrescar y a la vez no pasar desapercibido, servido fresco, no frío. Es la última etiqueta de este proyecto de dos hermanas, Soledad, la arquitecta; Daniela, la veterinaria; hijas de Don Miguel Prado. Ellas, como él, y todos sus antepasados, dedicados a otras profesiones que no eran el campo precisamente, siempre han vuelto a su Portezuelo de la niñez enamorados.

Rosados ricos también son los PetNat de Jorge Cotal. PetNat, significa petillante natural, es decir, sin la inducción de la segunda fermentación en un vino base ya seco. Parece más simple que un método tradicional, pero no lo es tanto. A Jorge le ha llevado dos años dar con la fórmula precisa, mezclando Moscatel, País y/o Cinsault, para que no estallen demasiado al destapar y no haya tanto sedimentos en el fondo de cada botella. Querrán probar. Los hace a mano y es impecable en lo meticuloso. Contactar directo @jorge.cotal, aprovechen a preguntarle si ya tiene nueva cosecha de su Cinsualt La Malcriá, uno de los más lindos y ricos Cinsault que probamos este año del Itata.

Y como en estas épocas si o sí hay que descorchar un Pipeño, pero no, no pa’l terremoto, nuestro recomendado es el de Viña Maitia. Su nombre es Aupa y es una mezcla de País y Carignan, y su última cosecha, cómo debe ser, 2021 ya está en el mercado. Su color rubí en botella transparente es ya toda una tentación, y su sensación en boca, jugosa, de rica acidez, y a la vez con garra, lo hace infaltable en el asado, especialmente al inicio o junto a empanadas de pino. Su hermano, mayor, el Weón Carignan 2020, también de la D.O. Secano Interior, con más garra aún y mucha fruta negra, pero igual de jugoso, será tanto mejor para los cortes con más grasas y con hueso, esos que salen al final del asado. Atentos porque ambos vinos de Maitia también vienen en latas. Los encuentran en www.santiagowineclub.cl.

Y bueno, si están buscando pipeño en chimbombo (envase plástico de 5 litros) les recomendamos los que trae desde Guarilihüe a Santiago el sommelier Felipe Avendaño. A nosotros nos gustó más el País (elaborado por Gustavo Riffo de Lomas de Llahuen), más seco, más limpio y frutal, y cómo no, con la sensación rústica inconfundible de los País más populares. Vale $10.000 y cobra $2.000 por despacho dentro del círculo Vespucio. (pedir por Whatsapp +5692095397).

Misma estrategia (compra y reventa de vino hecho a pequeños productores, pero envasado en botellas de 750 mm) realiza Claudio Venegas de Chillán, con viñateros del Itata. Tiene buena selección, simples y bien elaboradas, como su mezcla País/Cinsault, Carignan y País. Contacto directo @anarkowine. Atentos, sus etiquetas rayadas a mano, son de veras anarquistas.

A pesar de la mala fama que han tenido los Merlot, últimamente probamos dos que sacan aplausos y que serán compañía de veganos en estas fiestas de naturaleza carnívora. Por un lado está el del proyecto de tres amigos que se desempeñan en tres disciplinas diferentes, llamado @Franco_Wines. Se da a conocer como Red Blend Gran Reserva ($11.990); no Merlot, sólo porque lo tiene en menos de 75%. Pero vamos… es Merlot y es una delicia. El 100% lo complementan un poco de Syrah (20%) y un poco de Cabernet Franc (10%). El Valle de Casablanca le da su frescura, deliciosa; llena de fruta negra con muy rica acidez, buen cuerpo y tanino firme, pero amable a la vez.

El otro Merlot Merlot que está muy sabroso, para ponerle el ojo, es el de Viña San Pedro 1865, y viene del Valle del Maipo, cosecha 2018. Sí, una gran cosecha que ha dejado que este Merlot brille con su fruta roja, a pesar de la madera que de seguro tiene (desde $12.500 en tiendas on-line).

A ambos Merlot (Franco y 1865) los vemos como vinos para veganos (no son ojo, vinos veganos certificados sin uso de insumos animales en su elaboración) sino por la suavidad de sus taninos. Y, aunque sí tienen buen cuerpo y estructura, no necesitarán ni la guarda, ni la grasa, ni el sabor de las carnes, especialmente rojas, para hacerles contrapunto. Aunque, como no, también serán grandes compañeros, en especial de carnes con sabores más suaves: pollito, pavo, cerdo… o más intensas… incluso cordero. ¡Queremos más Merlot así!

Y para los fanáticos del Cabernet Franc, les contamos de Nanay 2019 del Valle del Maipo, hecho por un grupo de amigos apasionados por el vino. Compraron muy buena uva y la vinificaron en barricas americanas, bajo las ordenes del que más sabe de vinos del grupo, un enólogo hecho y derecho. La madera, aunque usada, se siente presente, cálida y especiada, detrás la uva es deliciosa. El vino está bien potente, bien Franc. Precio venta $8.000, directa por caja de 6: $40.000. Contacto Whatsapp: +56996760218.

Y si de cepas francesas clásicas se trata, pero con mano de mujer, no pueden dejar de probar los vinos Manú, de la enóloga Manú Astaburuaga. Tiene más vinos, pero probamos sólo dos. El Cabernet Sauvignon 2017 y Manú Malbec 2018. Hija de viñateros con campos en Curicó, Manú realizó estudios sobre vinos en Montpellier, Francia. Nos encanta como ha sabido dejar en ambos vinos que la fruta deslumbre, después de su guarda en barricas viejas. En el Cabernet 2017 deslumbra su fruta roja, sabrosa, franca, ya pulida, todavía con mucha frescura, aun a pesar del cálido 2017; en el Malbec 2018, en tanto, su fruta negra muy jugosa y fresca. Ambos son vinos de fruta neta, de cuerpo medio, muy fáciles de beber. Para todos los gustos. Muy buenos precios venta directa, eso no más les podemos decir.

Si pensamos en los veganos, también pensamos en quienes se preocupan por los viñedos orgánicos. Así es que para ellos, recomendamos Primavento, una bodega nueva del Valle del Elqui, que produce vinos con uvas orgánicos, entre ellos la línea Samak. Probamos dos de ellos: Mourvèdre y Malbec ambos 2017. Nos gustó mucho el Malbec, lleno de fruta negra, madura, neta; muy jugoso, muy amable. El Mourvèdre con un toque leve animal y un cuerpo más ligero y corto. Precio normal de ambos Samak $11.900. Venta directa.

Y si le ponemos acento italiano… vamos por un Zinfandel Vineyard Reserve 2020 de Viña TerraMater, un vino simple, lindo, como pocos en el tan prestigioso Maipo. Con notas a frutas rojas, tabaco y uvas pasas en el retrogusto; en boca jugoso, liviano; tan fácil de beber que es peligroso. Será por eso que sólo lo venden por caja (Valor $31.200 caja 6 botellas). Mesa larga, con más mujeres que hombres, este es el vino. Recuerden, por cierto, que la viña estará abierta este finde.

¿Naranjo quieren? Probamos recién Carabe Semillón del Itata 2019. Fermentado con pieles en ánforas, suma un pequeño porcentaje de Moscatel de Alejandría; tal vez para darle un poco más de esa frescura que nos mató del 2018. Voluptuoso, fenólico, de acidez justa, es un blanco para cosas serias… mollejas con limón, arrollado huaso, ok vegetales a la parrilla o al curry no muy picante. Precio $13.500. Pregunte precios venta directa por su Instagram.

Y si hablamos de chilenidad, no podían faltar este par de Loicas 2018 y 2019 de Casa de Valenzuela. Las dos son vinos Chacolí de Chépica (Valle de Colchagua). El popurrí de uvas, del parrón centenario de su centenaria casa, el gemelo Ciro Valenzuela lo fermenta en una vieja tinaja de grada, sin controles de temperatura, sin protección del sulfuroso. El vino es sutilmente dulce, y sutilmente rosa, más bien cobrizo. 2018 con algo ya de notas a vinagre debido a su fragilidad de vino natural, junto a una boca untuosa de acidez justa; Loica 2019 es menos meloso y más frutal, también con más acidez y liviano. Ambos, ideales  para acompañar la comida de campo, esa que parece sencilla pero está llena de sabores no replicables en la ciudad. Y ¿para el postre? ¡También Chacolí Loicas!

 

Artículos relacionados:

PUERTAS ABIERTAS EN FIESTAS PATRIAS 2021

Deja un comentario